Tú, aquí. Solita

A grandes rasgos, estoy contenta con la guardería a la que acude mi hija cuatro horas cada mañana. Es una guardería bastante respetuosa aunque es inevitable que, a veces, la educación que intentamos transmitir a nuestros hijos choque con la educación en la que “creen” los centros reglados. Por supuesto, hay factores logísticos que cambiaría…