Los inconvenientes de llamarse Laura Blanch

Tranquilas, ni soy un agente secreto ni tiene ningún inconveniente físico o material el llamarse Laura Blanch. Los inconvenientes empiezan cuando bautizas a tu blog con tu nombre real. Ahí sí que las’ cagao’.

Hasta que nació mi hija, el nombre del blog no me suponía ningún hándicap a la hora de escribir. Es más, hasta que nació mi hija, en el blog escribía sobre temas de actualidad, denuncia social, Historia, relatos de ficción histórica, etcétera. Resumiendo: tenía un blog de literatura y actualidad que me permitía mostrarle al mundo –aunque el mundo no me mirara demasiado- mis creaciones literarias y mi estilo. Y por ello, el nombre del blog era el adecuado porque se trataba de lo que podríamos llamar un blog de autor.

Pero nació mi bebé y la temática de mis artículos y notas cambió radicalmente. No es que haya dejado de preocuparme el cachondeo político que nos mangonea sino que he llegado a la conclusión de que todo lo que nos rodea cuando somos adultos tiene su base en la infancia, es decir, me preocupa más la crianza y los mensajes (verbales y no verbales) que transmitimos a nuestros pequeños porque de ello dependerá que el día de mañana sepan cómo actuar ante las situaciones que vivimos nosotros hoy por hoy o, mejor aún, que no repitan, por considerarlas obscenas e inaceptables, las mismas actitudes que adoptan en la actualidad los que ostentan el poder. Así que, inevitablemente, cada vez que me siento frente al teclado o frente al papel, sólo se me ocurre escribir sobre crianza y/o sobre mi corta experiencia como Madre y por eso creé una sección que, por el momento, monopoliza todo el blog: Soy Madre.

Y os preguntaréis (o no, claro) por qué es un problema publicar como Laura Blanch. Pues muy sencillo, porque cuando Laura Blanch habla sobre lo que le molesta que los demás hagan con su hija; cuando Laura Blanch habla sobre las heridas que otros le causan o han causado; cuando Laura Blanch habla sobre cosas que ve a su alrededor y que detesta no le gustan; cuando Laura Blanch dice que está hasta las narices de tal o cual actitud; cuando Laura Blanch dice que está hasta el moño de escuchar opiniones que no ha pedido y que le sobran, resulta obvio pensar que Laura Blanch se refiere al entorno de Laura Blanch, es decir, familiares, amigos, compañeros de guardería, vecinos, conocidos… de Laura Blanch. Y claro, eso para las/los que me leéis es un punto a favor porque os hablo desde la más absoluta transparencia que dan los sentimientos reales y sin paliativos, pero soy consciente que puedo herir o molestar a ese entorno aunque a ese entorno parezca no importarle en absoluto que me pueda herir o molestar a mí.

En fin, que la cuestión es que tengo muchos post en el tintero que nunca verán la luz. Post que una escribe más o menos en caliente y que tiene que echarse gaznate abajo por no discutir, aunque he comprobado que pocos son los que me leen de los que podrían molestarse pero más vale prevenir. Así que resulta que lo que tendría que ser una válvula de escape, o sea el blog, se convierte, por un mal nombre, en otra forma de represión que me molesta horrores. Tener que hablar en general, medir palabras, omitir situaciones y conversaciones reales mantenidas unos minutos antes, no ayuda a desahogarse sino a todo lo contrario. Vaya, que no soy libre de expresarme ni en mi propio blog… ¡qué triste!

De todas formas, sé que hay otras alternativas a la hora de publicar algo “impublicable” y una de ellas es el Post enmascarado de Madresfera. Así que tarde o temprano tendré que tirar de máscara para hacer la terapia que el blog no me permite hacer y lo mejor (o lo peor) es que nunca lo sabréis… ¡¡¡HA HA HA!!!

incovenientes laurablanch

A vosotras, ¿os pasa algo parecido o elegisteis el nombre del blog mejor que yo 😛 ?

comentarios-blog

4 pensamientos sobre “Los inconvenientes de llamarse Laura Blanch”

  1. Hola!!! Te entiendo y eso q no tengo blog!!! Muchas veces escribiria como me siento despues de algo que ha sucedido o comentarios q puedo pensar. Pero normalmente me ahorro expresarlos por no dañar a alguien de mi entorno. Muchas veces ni publico comentarios en blogs de como me siento o lo q pienso por no herir a alguien. Y … Fastidia mucho. Pero bueno, decirte q no estás sola!!!

  2. Comprendo perfectamente lo que te ocurre, a mi me pasa lo mismo, una vez una señora me dijo que no debemos callar lo que sentimos y expresarlo sin perder las formas es lo que tenemos que hacer para tu sentirte libre y con el corazón tranquilo «sin tensiones» y los demás deben saberlo para su propia evolución personal , jejejejeje . Esa es la teoría la práctica ya es otra cosa . Me siento mejor conmigo misma cuando lo practico.

    1. Tienes mucha razón Trinidad pero es muy complicado decir lo que sientes sin que haya alguien que se dé por aludido y se sienta herido.

      Un rollo, vamos. Jejeje

      Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *