La salida de los dientes no duele…¿o sí?

Que la salida de los dientes no duele es la contundente conclusión a la que llega Carlos González, mi queridísimo gurú en lo que a crianza y, sobre todo, lactancia se refiere. Y, además, lo argumenta de una forma completamente lógica y acompañada de su maravilloso sentido del humor que hace tan apetecibles sus lecturas (en este enlace podréis encontrar su explicación extraída de su imprescindible libro Un regalo para toda la vida: guía de la lactancia materna dentro de un divertido post de Con los ocho sentidos).

Pero, como en todos los campos de la vida, una intenta ser objetiva y tener su propia opinión, y con un bebé de dieciocho meses cuya salida de diente nuevo significa unas cuantas noches de jarana familiar (léase multidespertares nocturnos que se salen de la tónica regular de 3-4 despertares noche), pues no me queda más remedio que disentir…un poquito nada más.

Ojo, no diré que la salida de dientes cause dolor porque realmente no me lo parece. Yo no veo a mi pequeña dolorida, lo que sí la veo es un poco más inquieta de lo habitual (que muy tranquila no es); pidiendo más brazos de lo habitual (que no es poco) y teteando como si no hubiera mañana, de día pero, sobre todo, de noche (más si cabe que sin diente nuevo de por medio). Vaya, resumiendo, podemos decir que cada diente de mi bebé se traduce en poco descanso para mamá y, a menudo, también para papá (convengamos que cualquier hito de crecimiento o cambio en la vida de mi hija le afecta al sueño, ella es así de bonita).

Insisto en que estoy de acuerdo en que la dentición no produce dolor, pero sí disiento en la teoría de que un bebé no tendría por qué alterarse especialmente por la salida de un nuevo diente. Hablo siempre desde la vivencia con mi hija y pienso que, igual que cuando tiene las uñas un poco largas se dedica a arañarlo todo y si son cosas que hacen ruido mejor; cuando un diente le está por romper la encía, ella se nota algo raro en la boca que le hace estar más pendiente de eso y por tanto más molesta porque no entiende de qué se trata. ¿Nunca habéis tenido una llaga en la lengua?¿No os la habéis tocado continuamente con los dientes? Pues supongo que la salida de los primeros dientes debe ser una sensación parecida, ya que tenemos un ente extraño en una zona tan sensible como la boca pero con la diferencia de que las llagas duelen horrores. Si a eso le sumamos que un bebé desconoce por completo el proceso por el que está pasando y no entiende el cambio, pues tenemos como resultado una pequeña bomba de relojería que por algún lado tiene que explotar. Los hay que lloran (por eso hay quien puede pensar que sienten dolor), los hay que lo muerden todo, los hay que se tocan las encías con los deditos todo el día, los habrá que se enganchan al chupete y no lo sueltan (este punto lo desconozco), los hay que se cuelgan del pezón de mamá como cuando tenían mes y medio (doy fe) y los hay como mi hija que se despiertan cada media hora o que parece que nunca llegan a coger el sueño profundo y que tienen que dormir TODA la noche con el pecho en la boca.

Sea como fuere, tengo que reconocer que -a la tercera o cuarta noche sin descansar demasiado- algún paracetamol que otro le he dado, por eso de que “mucho daño no le hará” y por lo de intentar hacer algo por mi bebé cuando sé que no puedo hacer nada (más) para ayudarlo. No ha servido nunca para nada, empiezo a pensar que el paracetamol es un placebo…para los padres.

Lo que jamás se me ha ocurrido es administrarle una de esas pomadas que venden para las encías de los peques y que muchos/as compran tan alegremente sin tener en cuenta que se trata de benzocaína, es decir: anestesia local. Si os interesa saber por qué me parece una idea tan pésima administrar anestesia a un bebé de los meses que sea, podéis clicar en este enlace dónde encontraréis un artículo del Departamento Americano de Salud (FDA), titulado La benzocaína y los bebés: No son una buena combinación.

Si eres una de esas mamás o uno de esos papás que ha administrado una de estas pomadas a tu pequeño, no te asustes y felicítate por no haber sufrido ningún contratiempo por ello. Nadie nace aprendido y hay ciertos potingues y ciertas actitudes tan arraigados en nuestra sociedad que muchas veces ni nos planteamos si pueden ser nocivos o perjudiciales. De todos modos, si has llegado hasta aquí puede que sea porque estabas planteándote usar uno de estos geles o porque ya lo has usado y estás tratando de informarte un poco más sobre lo que le estás dando a tu hijo. Si has seguido el enlace que te he dejado antes, ya tendrás una valiosa información con la que podrás decidir qué hacer de ahora en adelante cuando veas a tu bebé molesto por lo que podría ser la dentición. Ten en cuenta que, aunque hasta ahora no haya pasado nada que haya que lamentar, la reacción a la benzocaína puede darse en cualquier momento aunque no haya producido efectos adversos con anterioridad. Nunca administres ningún químico que no sea prescrito por un pediatra y aunque esté prescrito, infórmate bien de si es realmente necesario.

Con la información en la mano, ahora tienes dos opciones (bueno, tienes las opciones que quieras pero yo te planteo dos): puedes decir…

<<¡Bah! Eso son chorradas, a mi hijo se lo he puesto y está sano como una manzana>>

…o bien…

<<¡Uy! Menos mal que no ha pasado nada, de ahora en adelante me fijaré bien en todo lo que le doy a mi pequeño y en todo lo que tome yo misma/o>>

Lo que sí es importante saber en relación a la dentición es que ésta por sí sola no produce diarrea (no me refiero a ir “un poco suelto” sino a ponerse “hasta el cuello”), ni fiebre (no digo un par de décimas, digo fiebre), ni mocos abundantes, ni vómitos. Si tu bebé pasa por cualquiera de los estados citados, llévalo a consulta porque algún virus lo anda rondando, el hecho de que esté “echando” un diente, es pura casualidad. Cada vez que a mi pequeña le sale un diente nuevo, pasa un par de días con cacas un poco menos consistentes de lo habitual y con un olor un poco más ácido que le produce una tímida rojez en el culete pero se trata de algo muy leve seguramente provocado por el aumento de la cantidad de babas (acidez) y tomas de pecho más frecuentes (cacas más líquidas).

 

Volviendo al tema que nos ocupa en esta entrada, llego a mi propia conclusión de que la salida de los dientes no causa dolor pero sí produce un cierto malestar relacionado con el no saber qué está ocurriendo. Nada que no pueda solucionarse con un largo abrazo, un ratito de porteo, mimitos, muchos besos, un poco de teta o todo a la vez.

¡Ánimo bebé!…a por los colmillos, que éstos sí que dicen que son de traca. ¡Mamá está preparada en posición abrazo y el bolígrafo listo por si me toca editar esta entrada!

 

Y a vuestros bebés, ¿les molesta mucho la salida de los dientes?¿qué hacéis para aliviarles la inquietud?

4 comments on “La salida de los dientes no duele…¿o sí?”

  1. Mi gorda ni se inmuta. Lleva ya unos 10 dientes (con un par de muelas) y porque un día se los veo. Con la última muela amaneció la cama con bastante sangre que le hizo una heridita al romper y ella como si nada. Solo está todo el día con los dedos en la boca, cosa normal como tú dices.
    Así que estoy por afirmar que no duelen.

    1. Ahora que lo dices mi cama también amaneció un día con una manchita de sangre pero pensé que podía ser mía y eso que ella acababa de echar una muela jajajaja La maternidad me atonta un poco 😛

      Un saludo

  2. Gracias por el post! Nos paso que justo le salio su segundo diente a mi beba junto con un catarro marca acme y aunque no soy partidaria de químicos ni cosas de esas tuve que darle paracetamol porque el catarro me la tenía pero mal! Conque hasta amoxicilina!!!!! Ay que dolor!! Pero ahora sonríe feliz ya mejor! Y yo pensando en informarme mejor ante estos casos para no recurrir a antibióticos, mi madre me daba muchos de peque y a los cinco años perdí toooooditos mis tientes!!
    Cuando veo a mi nena irritada y veo que viene diente (al menos eso leí y me funcionó) fue darle una toallita algo húmeda para que la muerda o un mord dor, y todo el apechugue que puedo! Mucha teta! Mucho porteo!

    1. Hola Les,

      Yo también noto a mi hija algo rara cuando le sale algún diente y lo que mejor me funciona es la teta… aunque hasta que se hace con el control del nuevo diente veo las estrellas 😛

      Un abrazo 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *