La culpa es mía por poner la tele: Día Mundial del Sueño

Esta mañana, mi bebé y yo nos hemos levantado juntitas como cada mañana y después de un “Bajo el mar” y un “Hakuna Matata”, no se me ha ocurrido mejor idea que poner las noticias mientras desayunábamos.

Sorprendida me he quedado cuando la presentadora ha dicho que hoy es el Día Mundial del Sueño (<<el que yo tengo>> he pensado). A medida que iba avanzando el reportaje sobre este día, la sorpresa ha ido dejando paso a la indignación y al más absoluto enfado cabreo.

Según el experto al que entrevistan en el vídeo, un tal Diego García Borreguero (no haré juegos de palabras aunque sea tentador), los bebés duermen mal por culpa de los padres que somos unos blandos y no ponemos reglas y rutinas para dormir, causándoles así desajustes en el sueño y dañándoles al no dejar que aprendan a dormir solos (llorando, claro, que eso no lo nombra). Y todo esto lo dice así, a la buena de Dios, sin anestesia. Pero como afirmar algo así es too much hasta para este tipo de “expertos” –que evidentemente tienen algún interés partidista en decir algo así- y algunos cientos o miles de padres podrían sentirse ofendidos, añade –muy benevolentemente- que <<no vemos mal que al niño se le coja, se le acune, se le tranquilice…>>(¡Hombre, muchísimas gracias! ¡No sé qué haríamos sin su consentimiento para dar amor a nuestros hijos cuando nos lo piden!). Pero, por supuesto, no se queda ahí y sigue afirmando <<…y a los pocos minutos se le vuelva a dejar en la cama>>, a lo que la voz en off puntualiza <<y se tiene que dormir solo en su cuna, en ningún caso en la cama de los padres. Eso fomenta el apego excesivo con la madre o algo peor>>. Para hablar de eso “peor” que apegarse a la madre (!) dan paso a Milagros Merino, de la Unidad del Sueño del Hospital Ruber Internacional (hospital privado de gran postín) quien afirma que <<un bebé muy pequeñito, los padres se han quedado dormidos encima del bebé y el bebé ha fallecido>>. Y tras esta idea tan bien desarrollada y justificada (?) contra el colecho, la voz en off vuelve al ataque sentenciando que los bebés deben dormir en su propia habitación a partir de los seis meses (ni cuatro ni ocho, seis) y dormirán plácidamente. No sé qué opinarán los papás de los compañeros de clase de la guardería a la que asiste mi bebé, pero casi todos cuentan con un año de edad; desconozco si alguno más colecha como nosotros pero lo que sí sé es que se quejan de que tampoco duermen del tirón. Ni con teta, ni sin teta, ni colechando, ni sin colechar.

Porque claro, en este vídeo no se dice pero ya se sabe que cuando suenan estas “reglas del buen hacer” lo que sigue es: nada de pecho por la noche, nada de dejar dormir al bebé en el pecho, nada de dormir al bebé en brazos…a dormir a la cuna, solito y sin llorar mucho rato que se quejan los vecinos.

Y después de tragarme la bilis al escuchar tanta desinformación junta, una se para a preguntarse a quién consultan los periodistas (supongo que este vídeo lo habrá hecho un/a periodista), porque tanto el tal Diego García como la iluminada Milagros Merino se dedican (descaradamente) al sector privado, cosa que no critico -entiendo que si no se inventan trastornos y enfermedades derivadas del sueño, gente como ellos no tendrían de qué comer-. Es más, ni siquiera critico el enfoque del reportaje, lo que critico es que sentencien barbaridades como las que aparecen en el video sin ni siquiera aportar otro punto de vista, y no un punto de vista cualquiera: la OMS, UNICEF, la AEPED (Asociación Española de Pediatría), la AAP (Asociación Americana de Pediatría), entre otras, recomiendan el colecho (observando algunas precauciones en ocasiones contadas) porque favorece el buen desarrollo y éxito de la lactancia, entre otras muchas cosas como que: dormir juntos hace que el cuerpo de la madre ayude a regular la temperatura corporal del bebé, cosa que durante sus primeros meses de vida es incapaz de hacer solo; al atender su llanto de forma inmediata se contribuye a que el bebé no se desvele pudiendo volver todos a conciliar el sueño más rápido; la muerte súbita del lactante (a la que tanto se recurre cuando se critica el colecho) es más improbable puesto que los padres (en plenas facultades), a pesar de estar dormidos, permanecen en estado de alerta y pueden remediar cualquier mala postura al instante; por no hablar de lo beneficioso que es para los papás y para el bebé sentirse piel con piel, oler su maravilloso aroma y entreabrir los ojos y encontrar su carita con su expresión angelical…y vamos a dejarlo aquí porque podríamos seguir durante horas.

Señores de Antena 3, no era tan difícil documentarse y contrastar la información un poco. Cualquier verdadero experto en sueño infantil y que sea respetuoso con sus pequeños “clientes”, les hubiera dicho encantado que los bebés no tienen que aprender a dormir porque ya saben hacerlo desde el vientre materno; que los despertares nocturnos son cuestión de instinto de supervivencia aunque a veces nos olvidamos de que somos mamíferos y no plastíferos y que a medida que vayan creciendo seguros irán disminuyendo dichos despertares; que los bebés despiertan por muchas razones, entre ellas los nuevos hitos alcanzados en su crecimiento como sentarse, ponerse de pie, balbucear, caminar; que la leche materna contiene un aminoácido natural, el L-Triptófano, que contribuye al sueño del lactante (por ello los bebés suelen quedarse dormidos después de saciarse) y al buen descanso de la madre; y un largo etcétera.

Para otra ocasión aquí les dejo algo de bibliografía para consultar:

Bésame Mucho – Carlos González – Ed. Temas de Hoy

Dormir sin lágrimas – Rosa Jové – Ed. La Esfera de los Libros

El sueño del bebé sin lágrimas – Elisabeth Pantley – Ed. Medici

No quiere dormir solo – Laura Gutman – Texto

Y para vosotros, padres irresponsables que ponéis en peligro a vuestros hijos día sí y día también, deciros que sigáis haciendo lo que vuestro instinto os diga y lo que os haga felices a vosotros y, lo más importante, a vuestros bebés. Que nadie os diga lo que podéis o no podéis hacer con vuestros hijos siempre que lo que hagáis nazca del amor y el respeto. Que si queréis que duerman en cunas que lo hagan porque creéis que es lo mejor y no porque os lo “aconseja” nadie. Que si queréis dormir con ellos lo hagáis porque os apetece y porque os es comodísimo y no porque nadie os lo “aconseje”. Los consejos para las consultas del terapeuta; en casa, con vuestros hijos: instinto.

comentarios-blog

4 pensamientos sobre “La culpa es mía por poner la tele: Día Mundial del Sueño”

  1. Lo q consiguen es desinformar con este tipo de entrevistas. Pero ya lo dices muy bien Laura! Instinto!! yo sigo con mi bebé bien pegadita a mi! 🙂

  2. Claro que sí Karina! Bien hecho! Tus bebés bien cerquita que es donde mejor están 🙂 Los niños no son aparatos electrónicos para que quieran decirnos cómo ‘se usan’.

    Gracias por pasar por aquí y por comentar! 🙂

  3. Madre mía, este año por circunstancias personales no estuve yo pendiente del día mundial del sueño…pero casi que mejor!!! Que de barbaridades se pueden decir en un solo momento. Y más tonta fui yo por no informarme del borrego este antes de ir al «taller del sueño» del que salí de los nervios.
    Hace unos días también fui al de dodot y ya sabes, gracias a su maravillosa tecnología los bebés duermen toda la noche del tirón!!! Lo malo es que no me dejaron intervenir para dar mi opinión. En fin, espero que los papás se informen de todo antes de dejarse aconsejar por un «experto»

    1. Hola Diana,

      Es tremendo como se les facilita el altavoz a ciertos «profesionales». Es increíble que no nos demos cuenta de que, si fuera por tipos como éste, nos hubiéramos extinguido hace miles de años.

      De Dodot ni opino porque imagino que deben tener letra pequeña, si no no se entiende cómo pueden hacer una publicidad tan falsa y contra-natura.

      Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *