We’re closed

Hace casi un mes que no escribo en el blog. Y es que estas últimas semanas han sido de lo más agotadoras.

Mañana partimos rumbo a Rosario a pasar las fiestas y, principalmente, a presenciar la boda de mi cuñado del alma y padrino de corazón de mi hija.

Debido a nuestra ausencia navideña en este lado del charco, tuve que adelantar y dejar cerrado el tema de los regalos y preparativos varios, además de confeccionar amigos invisibles para la guardería (por duplicado para mi pequeña manzana, claro), adelantar adornos navideños y el Tió para que la peque no se pierda nada de nada, comprar regalos varios para repartir en Rosario, comprarme el vestido y los zapatos para la boda, comprar ropa para el viaje para todos y, lo peor, dejar todo el trabajo listo en la oficina para empezar el año “limpia”.

Vaya, que encontrar tiempo para dedicarle al blog no sólo era una utopía sino que no me apetecía nada. Las cosas como son.

Pero hoy vuelvo a asomarme por aquí porque me apetece desearos a todos unas muy felices fiestas (sea lo que sea lo que celebréis), desearos que empecéis el nuevo año con mucha energía y una sonrisa, y despedirme de vosotros hasta nuestro regreso a la realidad rutinaria.

Un abrazo y ¡nos vemos pronto!

comentarios-blog

You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.