Viajar con niños (Parte II – El Tren)

En la entrada anterior os hablaba de nuestro transporte favorito a la hora de viajar: el avión. Sin embargo, como os decía al final del post, el medio de transporte que consideramos ideal para viajar con niños es, sin lugar a dudas, el tren.

El avión es maravilloso porque te traslada a cientos o miles de kilómetros en apenas unas pocas horas y por eso no tiene rival si lo que queréis es viajar relativamente lejos, pero si queréis moveros por territorio nacional o moveros entre países limítrofes, no hay nada más cómodo, entretenido y enriquecedor que viajar en tren.

*Si viajáis en tren y/o en AVE (Alta velocidad Española) en Territorio Nacional (Renfe), sabed que:

los niños menores de 4 años que no ocupen plaza, viajan gratis pero no olvidéis sacar su Billete Gratuito de Niño. Los niños menores de 4 años que ocupen plaza, deberán viajar con su Billete Tarifa Niño de precio reducido. Los niños menores de 14 años que ocupen plaza, tienen un descuento de un 40 por ciento sobre la tarifa regular del billete.

-una gran asignatura pendiente para favorecer la movilidad con niños en nuestro país es que en las estaciones de trenes no hay zonas para niños (yo no las he visto y no he encontrado información sobre su existencia), por lo que si tenéis que hacer trasbordo y vuestra espera es relativamente larga, ésta se puede hacer muy pesada para vuestros pequeños si no estáis a tope para ellos.

-como ya os imaginaréis no hay zonas para niños en los vagones, pero viajar en tren tiene una grandísima ventaja y es que puedes pasear arriba y abajo sin molestar a nadie, y mirar por las ventanas es toda una aventura.

servicio ATENDO de Renfe: este servicio consiste en que, en algunas estaciones, hay personal de Renfe destinado a ayudar y acompañar a personas con movilidad reducida. Está bien saber que existe este servicio si viajáis solos y os veis apurados, pero no hay que olvidar a quien va dirigido, así que si podéis evitarlo no abuséis. Todos sabemos que pocas veces coincidiremos con alguien de movilidad reducida, es por ello que, seguramente, los mismos encargados de ATENDO se ofrezcan a ayudarte por iniciativa propia si no hay nadie que les necesite más que tú.

en el AVE y en los trenes de largo recorrido encontraréis, en algunos baños, cambiadores para vuestros bebés: no son muy cómodos pero hacen el apaño. En los trenes que cubren distancias cortas desconozco si hay cambiadores pero, sinceramente, no lo creo.

¿qué comer en el tren?: puesto que no hay restricciones a la hora de transportar líquidos, aquellos que deis biberones, papillas o triturados a vuestros peques no tendréis ningún problema ni tendréis que dar ninguna explicación. Por supuesto, para los que pasáis de mejunjes y dais “comida normal” a vuestros hijos, tendréis menos problemas todavía… un tupper con pasta y cuatro albóndigas le alegran el trayecto a cualquiera.

en cada vagón suele haber un espacio destinado a dejar el equipaje y en el caso del AVE, además, podéis dejar la sillita plegada detrás del último asiento del vagón, sin problema (si viajáis con el capazo ya no puedo ayudaros, pero he leído por ahí que se puede ocupar un asiento reservado para minusválidos que esté libre. Preguntad siempre al personal de a bordo antes de ocupar un espacio reservado). Sobre los asientos encontraréis un espacio donde poder dejar el equipaje más “de mano” como pueden ser el bolso, la mochila o incluso las chaquetas.

movilidad en la localidad de destino: si vuestro destino es una gran ciudad como pueden ser Madrid, Barcelona, Sevilla o cualquier otra, mi consejo SIEMPRE es caminar hasta la extenuación y aprovechar el transporte público. Si tenéis bebés pequeños, sin duda, os recomiendo llevarle en una buena mochila ergonómica y pasar bastante de los carritos; si tenéis bebés grandes aún os recomiendo más la mochila porque la mayor parte del tiempo es muy probable que quiera caminar.

Si tenéis que hacer un viaje de varios días en el que os tenéis que mover entre distintas poblaciones y para el que es imprescindible el coche, podéis viajar en tren y alquilar un coche en vuestro lugar de destino. La mayoría de compañías de renting disponen ya de sillitas para bebés/niños.

si estáis pensando en cubrir largas distancias por territorio nacional o estáis pensando en viajar a París (por ejemplo), no dudéis en buscar ofertas para hacerlo en el tren de alta velocidad porque es comodísimo y muy rápido. Nosotros repetiremos sin dudar.

si estáis pensando en moveros por zonas relativamente cercanas (por ejemplo: Tarragona-Valencia, Tarragona-Alicante o Tarragona-Girona) os puede convenir tomar un tren convencional, puesto que el trayecto es mucho más corto y fácil de sobrellevar (apenas dos horas) y os saldrá, sin duda, más barato.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

nuestra experiencia con el AVE: nuestro primer viaje con Alma en tren fue Tarragona-Madrid en AVE (ida y vuelta). Creedme que el AVE es realmente una gozada, además conseguimos una buena oferta así que todavía nos compensó más la elección del transporte.

Cuando viajamos a Madrid, Alma tenía diez meses por lo que todavía no caminaba pero gateaba que se las pelaba y se ponía de pie, así que éramos conscientes de que eso de estar sentaditos en paz y armonía iba a ser difícil improbable imposible. Desde un principio descartamos viajar en coche, muchas horas para una bebé que detesta ir atada y posiblemente mucho más caro si sumamos gasoil, peajes y parking; por lo que decidimos viajar en tren.

Un tren convencional de largo recorrido tarda en hacer el trayecto Tarragona-Madrid o viceversa unas siete u ocho horas y el precio no es precisamente una gran ventaja, al menos no para nosotros que por muy poca diferencia encontramos una oferta para hacer el mismo trayecto en el AVE en apenas tres horas y media (¡es fantástico!). Si viajas con un bebé es muy importante tener presente el número de horas que vas a estar viajando, sobre todo, si durante esas horas tu retoño suele dormir alguna siesta (se le puede complicar coger el sueño en un ambiente tan distinto, luminoso y ruidoso).

Se suponía que Alma debía dormir un ratito durante el viaje pero fue imposible (se durmió en la mochila en cuanto pisamos Atocha), así que en cuanto empezó a inquietarse paseamos hasta la cafetería donde estuvimos un ratito y después nos quedamos en una de las plataformas que hay entre vagones, donde suelen estar los baños, y que son especialmente amplias y agradables en el AVE. Ahí estuvo gateando y teteando a placer y el viaje se nos hizo realmente corto. La gran ventaja del AVE es que, no sólo te puedes levantar de tu asiento y pasear por el tren, sino que puedes hacerlo tranquilamente con un bebé a cuestas porque es muy espacioso y muy estable pese a la gran velocidad a la que viaja. Vaya, que en el AVE no se sufre demasiado el famoso traqueteo del tren, lo que es comodísimo si vuestros bebés ya se ponen de pie porque sabes que como mucho acabarán sentados de un tirón pero no en la otra punta del vagón :P.

velocidad

*Si viajáis en tren por Europa:

normalmente, en todos los países, los niños menores de cuatro años no pagan billete si no ocupan plaza, y entre los cuatro y los once años suele haber billetes con tarifa reducida para niños. De todas formas, no olvides preguntarlo en la compañía encargada del trayecto.

-he leído que en algunos lugares de Europa es posible encontrar una zona para niños en las estaciones e incluso en algunos trenes. Si os encontráis con una disfrutadla y ¡mandadme fotos!

controles: en Europa no hay que pasar controles antes de subirse a un tren ni es necesario realizar un check-in. Si es necesario hacer un control de pasaportes por viajar a países que no figuren en el Acuerdo Schengen puede que lo realice el mismo revisor de a bordo o que tengáis que mostrarlo en el control de la estación de llegada.

-por norma general, os será más sencillo encontrar cambiadores de bebé en los trenes que recorren Europa que en los que recorren España… c’est la vie!

se estila mucho el tren de compartimentos que sin duda le darán a tu viaje un encanto especial.

nuestra experiencia Budapest-Bratislava: viajar en tren por Europa es algo que siempre nos ha llamado la atención en casa, así que seguramente cuando Alma sea un poco más mayor y si le apetece (claro está) nos pongamos manos a la obra y nos organicemos un buen InterRail que espero poder contaros aquí. Mientras eso no ocurre, lo que sí puedo hacer es contaros nuestra breve experiencia viajando en tren entre dos capitales europeas.

billetes bratislava

Aprovechando que la distancia entre Budapest y Bratislava es de unos 160 kilómetros, que el trayecto apenas llegaba a las tres horas y que Bratislava (el centro de interés turístico) puede visitarse tranquilamente en unas pocas horas, decidimos aprovechar la conjetura y visitar otra capital, otro país. La experiencia fue maravillosa y en cada rincón hay una foto.

Como ya os he dicho, viajar en tren es comodísimo y aunque Alma ya caminaba y fue más difícil mantenerla entretenida, el tren te ofrece grandes posibilidades: admirar el paisaje que acompañaba al Orient Express custodiados por el Danubio, pasear por los vagones, dormir un ratito y que los pasajeros le digan cosas al bebé… todo ayuda. Además, en el viaje de vuelta pudimos sentarnos en un compartimento para seis personas y, aunque lo compartimos con una pareja joven, fuimos muy cómodos y Alma pudo ir pintando una revista que le compramos apoyada en la mesa central.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Así que, si váis a viajar a Budapest con bebés o con niños, os recomiendo muchísimo que os escapéis (si tenéis días suficientes) a cualquiera de las capitales que tenéis cerca como pueden ser Bratislava o Viena porque merece mucho la pena.

 

Ya sabéis, si tenéis oportunidad de viajar en tren no os lo penséis y ¡adelante! Es una grandísima experiencia y muy gratificante.

comentarios-blog

You might also like

2 Comments

  1. Maria says

    El tema de las plazas de minusválidos: mi truco para viajar más espaciosa en AVANT, no tener que plegar el carrito y que Mateu tenga un espacio amplio para poder sentarse en el suelo, jugar con cochecitos y no sentirse tan atrapado es reservar online (se puede seleccionar asiento) una de las butacas de enfrente de los sitios de minusválidos. Hay dos plazas de minusválidos una al lado de la otra. Yo nunca me he encontrado con ninguno, así que hemos tenido todo el espacio para nosotros, pero en caso que estuviera ocupado, lo único que pasaría es que tendríamos el espacio normal y además el peque aprendería diversidad. Así pues, siempre cojo esos sitios si están libres. Es viajar en tren con un plus de comodidad, menos restricciones y menos molestias a los otros pasajeros.

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      ¡Hola Maria!

      Gracias por comentar y por dejarnos tu truco. Me alegro de que recalques que se trata de asientos convencionales situados frente a plazas reservadas para personas de movilidad reducida. Lo que había leído por ahí eran experiencias de personas que directamente reservaban u ocupaban plazas para minusválidos.

      Un abrazo 🙂

Leave A Reply

Your email address will not be published.