Tu, jo i el pit / Tú, yo y la teta

Ficha técnica

Título: Tu, jo i el pit / Tú, yo y la teta

Texto: Mònica Calaf

Ilustraciones: Mikel Fuentes Patón

Año de publicación: 2011

Traducción al castellano: M. Àngels Claramunt

Editorial: OB STARE

Edición: Primera/Primavera 2011

ISBN: 978-84-937526-7-5

Resumen: un recorrido por una lactancia exitosa que fluye desde el primer momento después del parto hasta el destete espontáneo, pasando por la introducción de la alimentación complementaria y la aparición de los primeros dientes.

Mi análisis

Ganador del Primer Premio del III Concurso de Cuentos Infantiles Ilustrados organizado por la Federación Catalana de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna (FEDECATA), Tu, jo i el pit / Tú, yo y la teta es, sin duda, un cuento ilustrado que quiero tener en mi biblioteca. Cualquier madre que haya dado el pecho (con placer) se verá reflejada en este libro y en sus ilustraciones que nos hablan de una crianza natural y respetuosa, cargada de lactancia a demanda, colecho y mucho porteo.

De texto sencillo y dulce, en letra ligada, y de ilustraciones llenas de color, flores, ondas, calidez y vida, este es un cuento para contar a aquellos niños que, como mi hija, son criados en base a sus necesidades: en brazos.

post_libros_tujopit_inter

El padre adquiere, por fin, en este libro el protagonismo supuestamente robado por la lactancia materna y es que, sin él, todo sería mucho más difícil. El padre cuida de su hijo mientras cuida de su pareja, ayuda, respalda. En definitiva, suma.

Hay un detalle que me gusta especialmente (supongo que porque tengo una melena parecida a la de la protagonista). El cabello de la madre parece llevarnos en volandas de una página a otra, de una etapa a otra, haciendo que todo fluya, como su lactancia.

Sólo hay un detalle de este cuento que no me ha gustado y que haría desaparecer de mi ejemplar, si fuera posible. En el momento en que se habla de la introducción de la alimentación complementaria, en la imagen aparece la dichosa escena del avioncito en la que, mientras el niño se distrae mirando el avión, el padre le introduce la cuchara en la boca. Para mi gusto, una ilustración equivocada y del todo innecesaria. Y no tiene nada que ver con que yo sea una fiel defensora de que los niños coman trozos con sus propias manos desde el principio (si queréis podéis llamarlo Baby Led Weaning), sino que tiene que ver con ser totalmente contraria a engañar y manipular a los niños para que actúen según nuestros intereses.

El resto del cuento es delicioso. No se habla de cantidades, de horarios ni de edades, sólo de amor, de complicidad y de felicidad. Una forma inmejorable para extender y normalizar la lactancia materna, tan necesaria y tan valiosa para nuestra especie y nuestra sociedad.

El ejemplar que tengo entre manos, lo tomé prestado de la Biblioteca pero se va de cabeza a mi Wish List particular. A mi hija también le ha gustado mucho pero creo que para ella, en este momento, es algo tan común que no le llama especialmente la atención. Sin duda, lo recomiendo para regalar en el próximo Día de la Madre que está al caer.

¡A disfrutarlo!

comentarios-blog

You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.