Lecturas infantiles de Mayo

Si tenéis por costumbre leerme (GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS), ya os habréis dado cuenta de que el blog está pasando por una etapa de reajustes en la que estoy intentando buscar el equilibrio entre mi inspiración y desahogo maternal, mi vicio (leer), mi tiempo libre (básicamente las siestas de mi hija) y mis pasiones (mi pequeña, mi chico, y escribir relatos y mi pobre aparcada novela). Como encontrar ese equilibrio no es algo sencillo, el blog anda un poco a trancas y barrancas entre lo que se me ocurre un día y lo que se me ocurre al día siguiente, intentando, sobre todo, actualizarlo con una frecuencia mínimamente aceptable. Vaya, que en este momento estoy intentando retomar mis proyectos sin abandonar el blog… misión difícil donde las haya.

Bien, resumiendo os diré que, salvo excepciones en que un cuento nos enamore hasta el éxtasis, he decidido dejar de hacer reseñas individuales por cada cuento que leemos (¡oooh!), básicamente porque no me daría la vida y el blog tendría más entradas que Dylan de Sensación de Vivir. Lo que sí voy a hacer es un post recopilatorio de las lecturas del mes, ya sea en referencia a los libros que tomamos prestados de la Biblioteca Municipal -a la que vamos por lo menos una vez al mes para arrasar las estanterías-, o ya sea en referencia a los libros que hayamos comprado o hayan llegado a nuestras manos por cualquier otra vía.

Así que, ahí vamos con nuestras lecturas de este mes. ¡Gracias por estar ahí!

Nuestras lecturas infantiles de Mayo

Debo confesar que este mes me volví rematadamente loca en nuestra visita a la biblioteca y me llevé ocho libros del tirón (eran diez pero el lector de códigos de barras no me reconocía dos de ellos y terminé desistiendo de la idea de llevármelos). Me llevé dos cuentos en cartoné para que pudiera manipular “sin supervisión” mi pequeña (28 meses) y seis de hojas finas con más historia y contenido para leer juntas (si los libros son nuestros, se los dejo manipular tengan el formato que tengan y jamás ha roto ninguno excepto una anécdota que contaré en otro post cuando hable de un libro muy especial). Para ser sincera, me pasé de frenada y eran tantos libros que ninguno le ha terminado de llamar la atención a mi hija… mea culpa. En junio me contendré un poco más.

– L’Elmer i els colors (Elmer y los colores / Elmer’s colours), 1994, edición cartoné, David Mckee / Ed. Beascoa 2013: ¿Quién no conoce a Elmer? Elmer es un elefantito de colores que fascina a todos los niños (es un tiro fácil: elefante + colores= éxito seguro). Podéis encontrar a este simpático elefante en otros títulos como Elmer, Los amigos de Elmer, Elmer y el tiempo o Un dia con Elmer, entre otros muchos.

A través de sus sencillas, coloridas y simpáticas ilustraciones, aprenderemos los colores con Elmer y los situaremos e identificaremos con diferentes objetos o situaciones. Un libro que encantará a niños de todas las edades pero, sobre todo, a aquellos que están empezando a identificar colores y a poner nombre a las cosas.

– Mi pequeño jardín (Mein kleiner Garten), 2013, edición cartoné reciclado, Belts & Gelberg / Lóguez Ediciones 2014: éste es un libro con unas ilustraciones simples y bonitas que hacen sencilla, para los más pequeños, la identificación de cada dibujo. Sin más texto que una breve explicación y los nombres de cada animal, flor, hortalizas y frutas, es un libro ideal para pre-lectores y para aquellos que empiecen a adentrarse en el mágico mundo de la lectura haciendo sus primeros pinitos.

Los protagonistas de esta historia son Erizo, Ratón y Gorrión, quienes nos llevan a través del jardín dónde viven a conocer a sus compañeros de “casa”, las plantas que habitan este jardín, sus árboles frutales y las verduras y frutas que crecen en el huerto.

L’ovelleta que va venir a sopar (La ovejita que vino a cenar / The Lamb who came for Dinner), 2006, Steve Smallman – Joelle Dreidemy / Ed. Beascoa 2007: supongo que muchos/as de vosotros/as ya conoceréis este cuento o habréis oído hablar de él, y es que su fama le precede y le precede acertadamente. Sus dibujos son divertidos, tiernos y llenos de color, y en algunas páginas las ilustraciones cobran un formato que me recuerda ligeramente a un cómic. Una historia sobre la amistad, la bondad intrínseca y las segundas oportunidades.

El viejo lobo vuelve a tener sopa de verduras para cenar aunque lo que realmente le apetecería es comerse una tierna ovejita. De repente, una ovejita desvalida llama a su puerta y le pide cobijo. El lobo, entusiasmado, la invita a entrar con la idea de comérsela pero, poquito a poco, la ovejita va despertando el lado tierno del lobo quien no sólo desistirá de la idea de comérsela sino que le propondrá quedarse a vivir con él.

Para mi hija es demasiado largo todavía y le costó seguirlo hasta el final pero considero que a partir de los tres o cuatro años es un cuento ideal.

– Amb tot el cor (Con todo mi corazón / De tout mon coeur), 1998, Jean-Baptiste Baronian – Noris Kern / Ed. Beascoa 1998: este libro es una pequeña joya por varios motivos, por sus ilustraciones tipo acuarela (cada uno de sus dibujos podría enmarcarse para decorar una casa), por sus textos sencillos y recurrentes sin caer en la repetición y por su mensaje de amor puro.

Pol (en la edición en catalán) es un pequeño oso polar que cuando está pescando en el hielo, se ve interrumpido por uno de sus amigos, el caribú, que le dice que si se queda en el agua helada, caerá enfermo y eso podrá muy triste a su mamá que le quiere con todo su corazón. Pol se queda sorprendido y confundido por esa afirmación y decide regresar a casa para preguntarle a su mamá si eso es cierto. En su camino, va encontrándose con algunos de sus amigos que le van explicando cómo les quieren sus respectivas mamás (con las alas, con las aletas, con los dientes…). Cuando por fin se encuentra con su madre, ésta le ayuda a entender que le quiere con todo su ser y con todo su corazón.

Un cuento precioso, al estilo de Adivina cuánto te quiero, para compartir con vuestros pequeños a partir de los dos años (incluso antes) y para siempre.

L’ós que estimava els llibres (El oso que amaba los libros / A Story for Bear), 2002, Dennis Haseley – Jim LaMarche / Ed. Juventud 2004: este libro ha pasado por casa sin pena ni gloria, básicamente porque a mí me ha encantado pero no me parece adecuado para mi hija de 28 meses. Tiene bastante texto y aunque a mí las ilustraciones me parecen preciosas porque dan la sensación de estar pintadas con ceras y estar muy trabajadas, creo que no son igual de atractivas para los más pequeños ya que sus colores otoñales y románticos carecen de luminosidad y no son estéticamente llamativos. A pesar de que se establece una relación especial entre un oso y una chica, el animal no adopta comportamientos humanos (no habla, no baila, etcétera), por lo que es otro factor que aleja a los más pequeños de disfrutar realmente con él.

El protagonista de esta historia es un oso que se encuentra un papel en el bosque y queda fascinado por sus líneas y símbolos que le parecen todo un misterio. Un día, llega hasta un claro en el bosque donde encuentra a una chica leyendo una pila de libros y, desde entonces, acude cada día al mismo sitio para verla leer sin que ella lo vea.

En un descuido del oso, la chica lo descubre descansando sobre sus libros y lejos de asustarse o intentar ahuyentarle, le invita a sentarse con ella para leerle historias, estableciéndose entre ambos un lazo y una relación muy especial.

Un cuento propicio para resaltar la importancia del amor y del respeto a los animales y para presentar la pasión por la lectura como algo que puede ser divertido, aterrador, profundo, reflexivo, bello y lleno de paz.

En mi opinión no sería adecuado ni para primeros lectores si quiera, sino más bien para lectores ya iniciados que necesitan un plus; quizá a partir de los siete, ocho años o más y sin límite de edad ya que, por ejemplo, yo lo quiero para mí.

– T’ho prometo (Te lo prometo / … das verspreche ich dir), 2006, Knister – Eve Tharlet / Ed. Brúixola 2006: de dibujos que rezuman ternura y realismo, este cuento nos habla de amistad, de amor, de confianza y del valor de las promesas, al tiempo que nos lleva de la mano a recorrer sutilmente las distintas estaciones, el ciclo de las flores y los periodos de hibernación de los animales.

Bru (en la versión catalana) es una pequeña marmota que tras su período de hibernación se encuentra con una bella flor, un diente de león. Ambos se hacen buenos amigos y Bru cuida mucho de ella, hasta que un buen día, su flor amanece totalmente transformada. Entonces, la flor le pregunta si confía en ella, a lo que la pequeña marmota responde que sí. La flor le pide a Bru que sople bien fuerte i que no se preocupe, que le promete que todo acabará bien.

Al soplar muy fuerte, Bru destroza su flor y se queda muy triste y desconcertado por la extraña promesa de su diente de león. Con el paso de los días, la pequeña marmota va descubriendo mundo y va echando de menos a su flor, hasta que de nuevo tiene que hibernar. Entonces, cuando por fin la primavera vuelve a aparecer y Bru sale de su madriguera, se encuentra de nuevo con… ¡su diente de león!

Un cuento precioso de textos sencillos ideal para primeros lectores y para contar a los más pequeños de la casa sin preocuparnos de que les cueste seguir el hilo hasta el final.

Amb en Tango som tres (Tres con Tango / And Tango makes three), 2005, Justin Richardson & Peter Parnell – Henry Cole / RBA Libros 2006: este libro inspirado en una historia real ha sido tan laureado como, asombrosamente, censurado y ha causado polémica en algunos lugares por su temática. Sinceramente, no entiendo que haya quién pueda escandalizarse con una historia cómo ésta y mucho menos que puedan escandalizarse con este cuento en particular que aborda el tema de la homosexualidad como algo normalizado, común y de una forma tan blanca y cuidada que, repito, no entiendo como alguien puede tener la mente tan perversa como para pensar que una historia así puede ser perjudicial para nadie. En palabras de uno de sus autores: <<Escribimos el libro para ayudar a los padres a explicarle a los chicos acerca de las familias del mismo sexo. No es más argumento a favor de las relaciones gay que a favor de comer los peces crudos o dormir en las rocas.>>.

Roy y Silo son dos pingüinos barbijo que viven en La Casa de los Pingüinos del Zoo de Central Park en New York. A diferencia de sus compañeros que prefieren pasar su tiempo con pingüinos hembra, Roy y Silo, ambos machos, disfrutan compartiendo su tiempo y sus vidas.

Nuestros protagonistas se dan cuenta de que sus compañeros y sus parejas construyen nidos que convierten en sus hogares y en los que cuidan de sus huevos de los que al cabo del tiempo salen hermosos bebés pingüino. Roy y Silo construyen su propio nido y empiezan a incubar una piedra de la que, efectivamente, no nace nada. Su cuidador, que se da cuenta de lo que está viviendo esta pareja, decide colocar un huevo que había quedado huérfano en el nido de nuestros pingüinos que, en seguida, saben qué hacer con él.

Roy y Silo se van turnando durante el proceso de incubación de su huevo y un día, de pronto, Tango rompe su cascarón y entra definitivamente en sus vidas. Tanto los visitantes del parque como sus compañeros en La Casa de los Pingüinos, reciben a Tango con la más absoluta normalidad y todos celebran que Tango tenga dos padres.

De dibujos realistas, sencillos y sin estridencias, con una técnica que parece ir desde los rotuladores hasta los lápices de colores, este es un cuento perfecto para explicar a cualquier edad. En ningún momento se nombra la homosexualidad como concepto y eso es algo que, personalmente, agradezco ya que sin la etiqueta no hay diferencia, simplemente se habla de parejas que se enamoran sin enfatizar que sean de un mismo sexo o de sexos distintos. Para normalizar, la clave es no diferenciar.

Yo soy de la opinión de que hay cosas que no hace falta explicarlas, sobre todo cuando no se ha vertido falsedades sobre ellas. No hace falta explicar que dos hombres que se quieren son homosexuales como no hace falta explicar que un hombre y una mujer que se quieren son heterosexuales; pero si os encontráis en la tesitura de tener que hacer frente a dudas que surgen en vuestros pequeños causadas por personas que no entienden el amor del mismo modo que vosotros/as, este libro os será muy útil para desdramatizar la homosexualidad y para darle la única explicación posible: es natural, es normal, es el mismo amor.

Quiero destacar una frase del cuento que me parece muy gráfica y cargada de verdad y belleza. Cuando el pequeño pingüino rompió su cascarón, su cuidador decidió ponerle de nombre Tango porque <<se necesitan dos para bailar un Tango>>. ¿No es una verdad como un templo y cargada de belleza?

El color de la meva pell (El color de mi piel / The skin I’m in), 2003, Pat Thomas – Lesley Harker / Ed. Juventud 2008: con este libro me ha pasado algo que quiero explicaros y es que no es lo que esperaba. Si bien es cierto que el subtítulo del libro reza “Parlem del racisme” (“Hablemos de racismo”), no esperaba que fuera tan directo y tan duro en cuanto a su contenido. Sinceramente, lo tomé prestado pensando que encontraría un libro sobre etnias y culturas diversas para presentárselas a mi hija y reforzar su familiarización con estas diferencias y la riqueza personal que supone asimilarlas (digo “reforzar” porque para mí no hay mayor presentación y asimilación de los beneficios de ser diferentes que viajar y vivir eso que nos hace distintos y todo aquello que nos hace tan iguales), pero, en lugar de eso, me encontré un libro cargado de situaciones duras, muy bien afrontadas, muy reales, muy bien explicadas y muy bien “solucionadas” pero duras.

No voy a resumir este libro porque no cuenta ninguna historia concreta. Se trata de un libro que nos habla de racismo, de personas racistas, de comportamientos racistas y de qué hacer si sufrimos ataques de este tipo (tips que podríamos extrapolar a cualquier tipo de acoso) o qué hacer si los presenciamos.

En este caso las ilustraciones son comunes y realistas (para que me entendáis, tipo Caillou) y dejan todo el peso a los textos a los que acompañan con acierto.

Como ya he dicho en la explicación del cuento anterior, Tres con Tango, no soy partidaria de explicar las diferencias a no ser que sea necesario descartar otras teorías que me parecen dañinas y que llegan, inevitablemente, del exterior del núcleo familiar. Me parece que la normalización y la igualdad residen en la no-diferenciación. Por ello, no recomiendo este libro para hablar de la riqueza cultural que envuelve nuestro planeta y tampoco lo recomiendo para niños pequeños por debajo de los cuatro o cinco años que todavía no entienden de diferencias y que, con suerte, todavía no han sido corrompidos con falsedades y miedos infundados.

En cambio, me parece una herramienta de lo más útil si el problema del racismo ya ha aparecido, bien sea en boca de vuestros hijos (que repiten lo que oyen decir a otros), ya sea en boca de abuelos, tíos, vecinos, etcétera. Este libro pone sobre la mesa el problema, señala a los racistas y al racismo como algo dañino a combatir y da consejos útiles para ayudar a erradicar algo tan tóxico como el odio al diferente, así como recalca la importancia de encontrar la belleza en nuestras diferencias para disfrutar de las cosas que nos hacen iguales y que son mayoría.


¡Espero que nuestras lecturas de mayo os hayan inspirado!¡Disfrutadlas!

                                   

comentarios-blog

You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.