No quiero llevarle a la guardería

¡Cuántas veces te habrá pasado esta frase por la cabeza! Tranquila: ni estás loca, ni eres una posesiva enfermiza, ni todas estamos deseando tener “un tiempo para nosotras”. Eres una madre completamente normal que seguramente haya hecho malabares con los permisos y las vacaciones para permanecer con tu bebé un poquito más de tiempo o que lamentablemente no has tenido de dónde rascar y te has visto obligada a dejarlo en manos ajenas con sólo dieciséis semanas.

Esto no es un canto contra las guarderías, yo llevo a mi hija a una durante cuatro horas cada mañana y está muy bien atendida y feliz. Esto es, simplemente, un canto de comprensión a lo que sentimos cuando nos toca separarnos de nuestros hijos por obligación.

No estás loca

Hay quién te mirará raro porque te angustia la idea de tener que separarte de tu bebé. Hay quién no sólo no te entenderá sino que te criticará por plantearte quedarte en casa marujeando (eso es lo que piensan muchos sobre quedarse cuidando de lo más valioso que tenemos) y hay quién te dirá que eres una exagerada, que no pasa nada y –mi frase favorita- que estará mejor en la guardería con otros niños.

Bien, una vez asumido que, una vez más, encontrarás hostilidad en el entorno, lo que yo quiero decirte es:

-Lo normal es que sientas angustia. Lo anormal y preocupante sería que te pareciera genial deshacerte de tu bebé y dejarlo en manos de un/a desconocido/a o de cualquiera como si nada.

-Después de 3 meses y medio, cuatro meses, seis meses, ocho meses, un año, dos años (lo que hayas podido quedarte junto a tu bebé), lo más lógico es que te sientas como si te arrancaran un pedazo de tu cuerpo y si, además, eres de las que no ha tenido más opción que “acatar” la baja maternal que es terriblemente escasa e injusta, es todavía más lógico porque sabes que tu retoño no tiene todavía las armas suficientes para enfrentarse a un mundo nuevo sin ti (que sepan sentarse solos o que todavía no tengan esa habilidad puede marcar una diferencia pasmosa a la hora de que los pequeños se sientan más seguros en un ambiente desconocido, no hablemos de si ya pueden desplazarse solos).

-No eres ninguna exagerada. Por más que te digan por ahí: NO “te costará más a ti que a él/ella”. Me niego, eso no es cierto. Tu bebé sufrirá tanto como más que tú (la angustia de separación existe). Tú sabes que volverás a buscarle tan pronto como te sea posible, tú sabes que vuestra separación es temporal y sabes de cuánto tiempo se trata pero tu bebé no lo sabe y, aunque lo supiera, para él/ella un minuto sin ti es una eternidad. Es bueno que asumas que esto es así, es doloroso pero es así y será así hasta que, con el tiempo, tu bebé aprenda que siempre vuelves y adquiera una seguridad que le permita distraerse y disfrutar en tu ausencia.

NO estará mejor en la guardería y menos con otros niños. Ésta es una de esas cosas que se les dice a los padres angustiados para que se relajen y que aún les pone más tensos.

Pregúntale a un niño “grande” de tres o cuatro años que ya se expresa con claridad con quién prefiere pasar el tiempo, con sus padres en cualquier lugar o en la guardería o escuela con sus compañeros. Puede que alguno dude y responda que prefiere estar en la guardería o escuela (es posible que algo esté fallando); puede que alguno responda que prefiere estar con su amiguito/a Paquito/a y si están por ahí sus padres mucho mejor; pero lo más seguro (y lo que delata una relación más sana) es que responda que prefiere estar en cualquier lugar con sus padres.

Si esto es así con un niño “grande” y autónomo, imagínate qué no respondería un bebé que te necesita casi hasta para respirar.

Que en la guardería o en la escuela no vaya a estar mal no significa que vaya a estar mejor que contigo. Eso es una terrible sandez y si realmente está mejor en la guardería o en la escuela que contigo quizá deberías plantearte qué estás haciendo mal, porque, sin duda, algo estás haciendo mal pésimo.

Los bebés no están mejor con otros bebés simplemente porque no interactúan hasta pasados los dieciocho meses que es cuando toman conciencia de que son un ser único. Y, ¡ojo!, digo interactúan que no es lo mismo que jugar juntos. Los niños pueden jugar al mismo juego, pueden imitarse, pueden jugar uno al lado del otro, pero no empiezan a jugar juntos hasta los tres o cuatro años (puedes leer más sobre este concepto aquí). Así que olvídalo, tu hijo no necesita la guardería para ser sociable. Es más, para ellos tener que compartir a la persona de quien están al cuidado puede ser muy frustrante e incluso contraproducente a la hora de relacionarse con sus competidores.

No eres una posesiva enfermiza

No, no lo eres. ¿A qué madre no le gusta pasar todo el tiempo del mundo con sus hijos y se le quedan cortas las horas del día para disfrutarlos? Desgraciadamente las hay a quienes parece que les estorban sus pequeños y que en cuanto pasan algunas horas juntos buscan inmediatamente qué abuelo está libre, pero quiero pensar que no es la norma general. Quiero pensar que la mayoría corremos al salir del trabajo para poder ver aunque sólo sean cinco minutos más a nuestros pequeños; que nos combinamos con nuestras parejas para que nuestros cachorros tengan que pasar el menor tiempo posible a cargo de otras personas; que corremos al ducharnos porque sabemos que nuestros bebés nos esperan porque disfrutan de nuestra simple presencia; que dejamos de hacer algunas cosas y posponemos muchas otras porque nuestros bebés serán pequeños una sola vez en la vida y nosotras tendremos todo el tiempo del mundo más adelante.

Somos muchos/as los que tenemos claro que llevar a los bebés a la guardería es una necesidad de los padres que vivimos en esta vorágine laboral y social que aparta a los más pequeños de la vida cotidiana, obligándolos a vivir una vida paralela en la que tienen que prepararse para la real en lugar de vivir directamente en la real (algo así como empezar por las papillas en lugar de por comida “normal” para luego tener que pasar a comer comida normal…pura confusión). En ningún caso los niños necesitan la guardería. Repetirnos a nosotras mismas que “les va bien”, que “aprenden mucho”, que “espabilan antes” o que “socializan con otros niños” es auto-engañarnos y auto-complacer nuestra necesidad de acallar la culpa. Es mucho mejor asumir la realidad, ser consciente de que SÍ tenemos opción y tener claro que se ha elegido la guardería por una razón X; razón que puede complacernos o hacernos infelices pero que ha sido nuestra elección.

Pero no quiero desviarme del motivo principal que explica por qué NO eres una posesiva enfermiza. No lo eres porque, aunque tú necesitas muchísimo a tu bebé, es tu bebé quien te necesita infinitamente muchísimo más a ti. Las que sufrimos por tener que llevar a nuestros peques a la guardería no sufrimos tanto por nuestros propios sentimientos como por los sentimientos y emociones por los que sabemos que tendrán que pasar nuestros pequeños y para los que no están preparados en absoluto. No lo estamos nosotras, ¿cómo van a estarlo ellos?

Bastante te culpas por tener que separarte de tu bebé, no te culpes también por no hacerlo con una sonrisa y encantada de la vida como pasa en las películas y anuncios o como se supone que los demás quieren que lo hagas. Los sentimientos negativos también forman parte de la vida y hay que asumirlos y gestionarlos de la mejor manera posible para comprenderlos, mimarlos y superarlos.

Tiempo para ti

La cantidad de veces que he oído eso de “¡qué ganas tengo de volver al trabajo!” y todavía no puedo evitar que se me revuelvan las tripas. Cuatro meses, cuatro tristes meses que como mucho se transforman en seis y ¿me dice que está agotada con el bebé y se muere por volver a trabajar? No voy a juzgar pero tampoco puedo entender que una madre pueda decir algo así. Prefiero pensar que está inmersa en una depresión posparto de tres pares de narices y que se siente mejor pensando en escapar, porque de no ser así, no sólo no lo entiendo sino que me da mucha pena ese bebé que provoca esos sentimientos en la persona que se supone que más le ama en el mundo.

Pero parece que esta expresión no está mal vista en nuestra sociedad, es más, suele recibir la comprensión como respuesta.

Entonces llegas tú, humana, mamífera, apegada, sentimental, y dices que no quieres separarte de tu bebé, que te duele profundamente tener que volver al trabajo y pasar X horas sin ver a tu pequeño/a, sin saber cómo está, sin saber si llora o si ríe, sin saber si tiene hambre, si te echa de menos, si duerme o si llora tras los barrotes de una cuna que nunca había visto porque necesita un regazo caliente donde conciliar el sueño… sin poder atender sus necesidades como sólo tú sabes y puedes hacerlo. Y ahí sí: la loca eres tú.

Intentas pasar todo el tiempo del mundo con tu bebé y tu pareja aprovechando que no necesitas “tirar” de la familia, no porque no quieras dejarlo con ella sino porque quieres pasar todo el tiempo que puedas junto a él. Porque tu hijo/a será pequeño/a una sola vez en la vida y durante muy poco tiempo; porque llegará el día en que sea él/ella quien te diga que quiere pasar la tarde con los abuelos o que quiere quedarse a dormir en casa de los tíos y, entonces, sabiendo que es él/ella quien quiere hacerlo, sabiendo que son sus necesidades y voluntades las que cubres y no las de los mayores, tendrás que pasar tiempo sin él/ella, tendrás que aprender a echarle de menos hasta cuando no hace falta y volverás a tener todo el tiempo del mundo para hacer lo que quieras e incluso para lo que no quieras. Pero, querida: la obsesiva y loca eres tú.

No, no eres la única que no siente la necesidad extrema de tener “tiempo para ti”, porque sientes que dedicar tiempo a estar con tu hijo/a es también dedicarte tiempo a ti, dedicarte el mejor de los tiempos: ese tiempo que no volverá y que no quieres tener que arrepentirte de haber dejado pasar. Así que escúchate, sigue tu instinto, sacia tus necesidades y olvida lo que se supone que está bien o mal.

Disfruta de este momento de tu vida que no volverá jamás y del cual tanto depende el futuro… el futuro de todos.

comentarios-blog

You might also like

24 Comments

  1. jaione says

    Solo puedo decir gracias,gracias y gracias ppr este post!! Mi bebe de 11 meses ha ido hoy por segundo dia ala guarderia y lp ha pasado realmente mal. Cuando he ido a recogerle casi me da algo. Le llevo ala guarderia por necesidad ya que los dos trabajamos y con sueldos muy bajitos no podemos permitirnos una reduccion o una excedencia, pero desde el principio he sabido que no queria llevarle. No he parado de llorar desde que faltaba una semana para que empezara el curso y nadie me ha entendido.me han llamado exagerada, ñoña,mama gallina… de todo y me sentia hasta bicho raro asi que cuando he leido el post por lo menos se que alfo de razon tengo para sentirme asi de mal. Solo de pensar en que sufre el corazon se me encoge…

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      Gracias a ti por tus palabras. Realmente es muy duro dejarles tengan la edad que tengan. Mi hija se quedó llorando todos los días durante meses y aunque es cierto que se les pasa “rápido” (no pueden llorar todo el rato) es muy duro tener que irte sin poder atender su llanto y confiando que otra persona lo hará y lo hará bien.

      ¡Mucho ánimo y un gran abrazo!

  2. Irene. says

    Hola Laura,

    Me ha encantado tu artículo y me siento identificada. Nosotros hasta el año- año y medio nos podemos organizar tirando dos mañanas de abuelas y yo con 1/2 jornada.. Pero si m costó separarnos para q se quedara con mi madre, imagínate con un extraño…. Uffff… No quiero ni pensarlo. voy a echarle un ojo alresto del blog. Enhorabuena

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      Hola Irene,

      Mi hija tiene casi 20 meses y nunca se ha quedado con nadie que no seamos sus padres fuera del horario en que nos vemos obligados a dejarla en la guardería. Bastante nos duele tener que dejarla porque tenemos que trabajar como para dejarla también cuando tenemos el tiempo libre.

      Mi chico y yo siempre decimos que ya tendremos tiempo de echarnos de menos.

      ¡Un abrazo y gracias!

  3. María José says

    Mejor explicado imposible!!!

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      Gracias María José, hay que hablar de los sentimientos…de todos los tipos de sentimientos.

      Un abrazo

  4. Soraya Sánchez says

    Totalmente de acuerdo? Es terrible ver lo deshumanizados que estamos en tantas y tantas situaciones. Yo soy de esas que hacen el pino puente para evitar la escuela y soy profesora de las técnicos que trabajan en las escuelas, con eso digo mucho. Mañana y el viernes público dos partes de un post sobre como afrontar el período de adaptación y consejos para tratar de hacerlo de manera respetuosa con la infancia. Ay, ojalá estos mensajes lleguen muy lejos. Gracias.

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      Gracias Soraya. Estaré al loro con tus posts porque me interesan mucho y porque creo que es necesario extender conceptos que nos devuelven la humanidad y nuestra condición de mamíferos.

      Un abrazo

    2. jaione says

      Me gustaria mucho leer esos post. Me puedes decir tu blog?

  5. Carolina says

    Sin palabras… Solo GRACIAS

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      No por favor, gracias a vosotras por empatizar y reflejaros en mis sentimientos.

      Un abrazo

  6. Wendy says

    En mi caso se queda con papá.

    Hice educación infantil y he visto las guarderías “desde dentro”, otro motivo para evitarlas…

    Soy de las locas que no quiere que su hijo vaya ni a la guardería ni al cole con 3 años. Entiendo que hay casos en los que no queda otra solución y entiendo el dolor que se siente al salir a trabajar, máxime si se de dejan con “desconocidos”.

    Ánimo, mamás locas, que gracias a ésta crianza, cambiaremos un poco el mundo. Por algo se empieza, no?

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      Cierto Wendy, a veces nos olvidamos de que la educación obligatoria no empieza hasta primaria por lo que tampoco es necesario llevar a los niños al cole con 3 añitos.

      Un abrazo

  7. Laura Xunlicat says

    Hola Laura! Una vez más uno d tus artículos m hace sentir menos sola! Buuufff!Ojalá tuviera más gente como tu a mi alrededor! Gracias!

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      ¡Hola Laura!

      Qué bonito eso que dices. Gracias a ti. Yo, a veces, también me siento un poco sola o un poco bicho raro pero en casa tengo todo el apoyo del mundo y cuando dos reman para un mismo lado sólo se puede llegar a buen puerto. Refúgiate en tu compañero de viaje y no te equivocarás nunca 🙂

      Un beso

  8. Veronica says

    Hola! muy lindo tu post, estoy de acuerdo en que ni la guardería ni nadie más será nunca como los padres y que los tiempos con los hijos son invaluables, y en lo personal cuando le dedico incluso todo el día a jugar con ella y apapacharla son de lo mejor. La crianza es el trabajo más importante y más gratificante. Pero no estoy de acuerdo en que está mal decir que quieres tiempo para ti o quieres volver a trabajar. Creo que la razón sería que quieres un tiempo para ser egoísta (en el “mejor” sentido de la palabra) la verdad es que con un bebé puedes pensar menos SÓLO en ti, y a veces esto puede rebasarte. Yo amo con locura estar con mi bebe de casi un año, pero también disfruto mucho los momentos en que está dormida en la noche por ejemplo y yo me puedo dar el tiempo de cosas como facebook, cocinar, limpiar, escribir en mi blog, platicar con mi esposo o cualquier cosa que no podría hacer de lleno si está presente mi bebé. Claro que estamos hablando de que ella sigue en mi casa y si me necesita ahí estoy, lo cual me da tranquilidad… pero también disfruto los momentos en que la dejo con mi mamá o con mi suegra y me voy a la escuela o a trabajar y me gusta a veces salir ya sea por ocupaciones o por diversión sola por unas horas… mientras no sea la mayoría de los días, por ejemplo en mi caso iba a trabajar 3 días a la semana unas horas y ahora que estudio tb son 3 días. Pienso que es mucho, que ya no la veo tanto, sí me duele… pero también lo disfruto. Así que ese “ya quiero volver al trabajo” lo entiendo, mientras no signifique “me muero por dejar a mi bebé con cualquier otra persona para dedicarme a lo que realmente me gusta o importa”, creo que en la mayoría de los casos nos cuesta trabajo de un día para otro (el parto) volvernos totalmente hacia otro ser que no seamos nosotras… a mí me costó trabajo. Aunque yo al contrario YA quiero graduarme para estar con ella y quiero trabajar desde casa para lo mismo.
    Un saludo y bendiciones, qué bueno que haya muchas mamás entregadas.

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      ¡Hola Veronica!

      En ningún caso digo que esté mal que una sienta que necesita tiempo para ella, lo que no entiendo es a la gente que parece que le molesten sus hijos. A mí a veces me encantaría hacer otras cosas que no sea mirar como juega mi beba pero si me pongo a hacer algo me reclama, aunque si para poder hacer esas otras cosas tengo que tenerla lejos de mí, A MÍ no me compensa. Pero, sin duda, si pudiera dedicar tiempo a otras cosas mientras estamos juntas (pero no revueltas) estaría, si cabe, más encantada. Aunque para eso ya tendré tiempo.

      Un abrazo

  9. mOOntsEsteban says

    ¡Me ha encantado tu entrada!
    En casa nos estamos esforzando mucho por poder cuidar personalmente de nuestra hija y muchas veces te asaltan las dudas pq hay días en los que estás muy cansada (sinceramente creo que cansa más cuidar un bebé a full time que mi trabajo anterior sentada en la oficina) y entonces la gente te dice que si en la guardería se sociabilizan, que si se espavilan, etc. Así que tu post me ha ido genial para refrescar que todo eso son chorradas y me importa poco que me tachen de maruja. Nuestros hijos lo único que necesitan es a sus padres como tu bien remarcas.
    ¡Un beso!

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      No me gusta comparar y menos cuando se trata de niños pero creo que poner ejemplos es clarificador y nos recuerda que cada niño tiene su propia personalidad más allá de factores externos. Conozco a dos niños de tres años totalmente opuestos: uno es súpersociable desde siempre (súpercariñoso, no enloquece cuando otro niño juega con sus cosas, etcétera) y otro es más arisco (o menos cariñoso) con propios y extraños y se lo llevan los demonios cuando otro niño juega con sus juguetes o incluso con juguetes que no son suyos (ni come ni deja comer), incluso agrede cuando esto ocurre.

      Bien, sólo te diré que el primero no ha ido nunca a una guardería (ahora ha empezado el cole y está muy contento) y el segundo ha pasado tres años en la guardería de 9 de la mañana a 6 de la tarde ininterrumpidamente. Se supone que tendría que ser el segundo el más sociable y es absolutamente todo lo contrario.

      Por eso, mientras tu pequeña pueda estar con vosotros no necesita nada más (puede sociabilizar en el parque o en el supermercado) y no podemos olvidar que la educación no es obligatoria hasta primaria… por algo será 🙂

      Un abrazo

  10. leila says

    Gracias por éste post! Mi hija tiene 25 meses y no va a la guarderia. Me quedé sin trabajo una semana antes de saber que estaba embarazada. Mi marido ha estado que si que no pero ahora tiene trabajo y parece “estable”. El caso es que casi la apunto a la guarde aún no queriendo por la presión de personas, desgraciadamente la mayoría en la actualidad que te miran y te señalan y lo primero que te preguntan es si la vas a llevar a la guarde y que si no trabajas. Y luego te dicen que en la guarde se espavilan más etc,.. y yo miraba a mi hija, simpatica, lista, que habla con todo el mundo (si le cae bien claro) que cuando me pide una chuche me pide otra para su amiga, que come mal pero estamos aprendiendo poco a poco, sin prisas. Mas espavilada? Pues a punto estuve. Fue mi marido el que me apoyó y me quitó las tonterias de la cabeza. Para eso estamos en esta vida y para eso trabajamos, y desde luego que para un niño la mejor base para su desarrollo es el afecto, cariño y educación de sus padres y familiares mas cercanos que para eso pasaremos con ellos el resto de nuestra vida, y si no somos capaces de hacerlo nosotros, lo hará una profesora? Con todos mis respetos hacia su trabajo y función.
    No cambio una sola hora de las que me paso intentando que se coma su yogur por tiempo para tomarme un café. Mi hija los hace de fabula!

    1. Laura Blanch
      Laura Blanch says

      ¡Hola Leila!

      Gracias por tu comentario y perdón por no haber respondido antes… estoy 100% de vacaciones jejeje

      Mi hija va unas horitas a la guardería por las mañanas y aún hay quien me pregunta que por qué no la llevo todo el día si me costaría lo mismo… ¡pero si ni siquiera la llevaría por la mañana si pudiera! No todo se mide económicamente.

      Respecto a lo de espabilar y/o hablar antes, mi hija es un coquito y hay niños de su clase que van más despacio, pero bien podría ocurrir al revés y no preocuparme en absoluto. Todos los niños sanos y correctamente atendidos alcanzarán los mismos hitos del desarrollo y los mismos conocimientos cuando estén preparados para ello, vayan a la guardería o no.

      Disfruta todo lo que puedas de tu pequeña que de echaros de menos ya tendréis tiempo.

      Un abrazo 🙂

  11. cositas chulas says

    Más de acuerdo no puedo estar con tus palabras del post. Me ha pasado gran parte de mi vida en guarderías trabajando y, ni loca llevaría a mis preciosas mellizas a una, me he buscado una amiga que me cuesta casi lo mismo, pero con ella salen al parque, las tiene super atendidas, es madre también y sabe muy bien lo que hace y estoy mucho más a gusto sabiendo que están con ella. Yo no puedo estar con ellas por la mañana por trabajo, que es cuando mi amiga se hace cargo de ambas. Gracias por el post, me ha encantado, miraré más el blog porque seguro Laura que tienes muchas más cosas interesantes, gracias por compartir, saludos

    1. laurablanch
      laurablanch says

      ¡Hola! Tener que separarnos a la fuerza de nuestros bebés es quizá uno de los momentos más duros en la crianza, y en gran parte de los casos en pleno puerperio.
      Qué bien que te lo hayas podido combinar con alguien de tu plena confianza 🙂

      Te invito a dar una vuelta por el blog y comentar y/o compartir todo aquello que te apetezca. Aunque tengo que reconocer que este blog está poco actualizado en contenidos ya que al ir creciendo la peque hemos ido creando nuevo contenido para nuestro otro blog http://www.maletaparatres.com

      Un abrazo y gracias por comentar <3

Reply To Laura Blanch

Cancel Reply

Your email address will not be published.