Miedos

Todos sentimos miedo de vez en cuando. Hay miedos momentáneos, miedos que nos acompañan durante un período de tiempo determinado y miedos que nunca terminan.

Éste no es un blog teórico. En él no ofrezco teorías, ni mucho menos directrices. Raramente encontraréis aquí un “Cómo se hace” o decálogos del buen Nada. Éste es mi espacio en el que escribo sobre mí. Puede gustar más o menos pero lo que hay en él son las cosas tal como las percibo, las siento, las afronto y las vivo.

Cuando uno tiene hijos, sobre todo cuando éstos son pequeños, pasa a percibir el mundo como un lugar, si cabe, aún más hostil. Cuando uno tiene hijos, las cosas bellas multiplican su belleza y las cosas feas se vuelven horribles y aterradoras.

Mis miedos

En referencia a lo que comentaba al principio, estos son mis miedos:

Siento miedo momentáneo, de ese que te deja temblando durante un rato, cuando tengo que dar un volantazo o frenar de golpe porque alguien ha decidido que las normas de tráfico no van con él/ella.

Siento miedo durante el período de tiempo que pasa entre que me dicen que hay que repetir una prueba médica que no ha salido bien para descartar males mayores y cuando, por fin, se repite esa prueba.

También siento miedo, de ése que nunca termina, un miedo que no paraliza y que parece no estar pero que siempre está ahí. Desde que mi hija nació, el concepto de miedo cambió para mí; desde que mi hija nació vivo con el miedo de que alguien que no sea ella misma pueda hacerle daño.

Yo quiero tener un miedo normal

Yo quiero sentir miedos que demuestren que estamos vivas.

Quiero sentir …

… miedo cuando la vea paseando por un muro más alto que ella sin ninguna protección.

… miedo de sentir que la puedo perder de vista entre mucha gente.

… miedo de ver que, en una milésima de segundo de distracción, se haya subido vete a saber dónde y aparezca con el cuchillo jamonero.

… miedo cuando se caiga rodando por un terraplén y quede hecha un ovillo, aunque se levante riendo al grito de <<¡otra vez!¡otra vez!>>.

… miedo cuando se enfade en el peor momento y decida salir corriendo justo antes de cruzar la calle. Quiero sentir miedo cuando un coche frene por “nuestra culpa” aunque haya parado a quinientos metros de ella.

… miedo cuando no le baje la fiebre durante horas.

… miedo de que esté jugando en la playa y que de repente no la encuentre aunque por el rabillo del ojo vea que la corriente la ha empujado cien metros a la derecha.

… miedo cuando coja el coche para salir de fiesta por primera vez.

… miedo si dijo que volvería a las dos, son las cinco y no aparece y no responde al teléfono o lo tiene apagado.

… miedo de que el avión en el que viaja vaya a llegar con un retraso tremendo porque está atravesando una violenta tormenta eléctrica.

… miedo cuando me diga que quiere bucear a pulmón entre tiburones blancos, escalar sin arnés o volar sin paracaídas con un wingsuit.

… miedo cuando me diga que quiere ser corresponsal de guerra o que se va a infiltrar para desmantelar una red de trata de blancas.

… miedo el día en que sepa que mi tiempo termina y que no volveré a verla jamás.

Yo no quiero imponernos miedos

Yo no quiero cargar -ni obligarla a ella a cargar- con miedos que nos imponen terceros.

Yo no quiero sentir…

… miedo de un depredador sexual que decide que tiene el derecho de abusar de otro ser.

… miedo de que la violencia contra la mujer sea algo cultural.

… miedo de que algún espíritu mesiánico entre un día en el instituto y decida que tiene la misión de acabar con alguien.

… miedo de que la sociedad pueda hacerla sentir tan mal tratada como para querer clamar venganza.

… miedo de que la sociedad pueda hacer que alguien se sienta tan mal tratado que mi hija tenga que sufrir su venganza.

… miedo de que mañana alguien pueda ejercer tanta influencia sobre ella que termine convenciéndola de que no vale lo que vale.

… miedo de acudir con ella a un lugar muy concurrido porque éste pueda ser un tentador objetivo terrorista.

… miedo de que un día la lleven contra su voluntad y la obliguen a hacer con su vida todo lo que ella no desea.

… miedo de que alguien pueda truncar sus planes y proyectos sólo por no aceptar que acompañar no es vivir a la sombra del otro.

… miedo de que alguien siga diciendo que SÍ mientras ella dice que NO.

… miedo de que alguien se crea con el derecho de decidir sobre ella más y mejor que ella misma.

… miedo de que en este mundo haya a quien le guste hacer daño, abusar o matar a otras personas.

… miedo de que en este mundo haya quien haga de atacar al diferente su modo de vida.

… miedo de que haya gente que disfrute lastimando a niños e incluso a bebés.

… miedo de que por el solo hecho de haber nacido mujer haya muchos más peligros a los que debe poner atención.

… miedo de tener que explicarle que aún tiene que dar gracias por no haber nacido en otros rincones del mundo donde las mujeres son consideradas poco menos que nada y/o están descaradamente desprotegidas ante los abusos de sociedades profundamente misóginas.

… miedo de que pueda estallar una guerra que se lo arrebate todo de repente.

… miedo de que haya cosas que estén socialmente aceptadas pero que no están bien y que además la lastiman como mujer y/o como persona.

… miedo de que alguien pueda hacer que se sienta inferior o vulnerable.

Yo no quiero tener miedo de que alguien pueda hacerle daño. Ni siquiera ella misma.

Yo no quiero tener miedo de no poder protegerla eternamente.

comentarios-blog

You might also like

2 Comments

  1. mirari says

    un texto genial… cuàntos miedos nos vemos obligados a sentir por vivir en una sociedad irrespetuosa… nosotros mismos llevamos atrasando un viaje a bruselas desde hace unos meses por esos miedos injustos, y ahora que vamos a ir, el miedo està ahî aûn, aunque ya mitigado.

    1. laurablanch
      laurablanch says

      Hola Mirari,

      Los miedos no son algo malo en sí. Cuando se vuelven terribles es cuando nos obligan a cambiar de planes o nos obligan a dejar de hacer cosas que nos gustaría hacer.

      Que tengáis un dulce viaje lleno de recuerdos para enmarcar.

      Un abrazo 🙂

Leave A Reply

Your email address will not be published.