El Petit Pigmeu (El Pequeño Pigmeo)

Ficha técnica

Título: El Petit Pigmeu (Título original: Little Pygmy)

Autor: Cyril Hahn

Traducción: J. Perelló (al catalán)

Editorial: Baula (En castellano lo edita Edelvives)

Edición: Segunda edición/Mayo 2008

Resumen:

Bumba es un pequeño Pigmeo que, a pesar de ser diminuto, quiere ser un gran cazador. Se enfrenta a distintos animales dispuesto a cazarlos pero éstos no le toman en serio y se ríen de él. Bumba está muy enfadado pero se da cuenta de que si quiere ser tomado en serio tiene que pensar en un gran plan, por lo que decide preparar una trampa para los animales.

Finalmente, Bumba consigue atrapar a todos los animales sin lanzar una sola flecha y el resto de la tribu le brinda una gran fiesta. No os desvelo cómo consigue su propósito porque en este caso es más interesante el desarrollo que el desenlace.

Mi análisis

Descubrimos este cuento gracias a la guardería. Cada nuevo curso, se organiza en la guardería una actividad inicial en la que las maestras cuentan a los niños y a sus papás tres cuentos diferentes de los cuales tienen que elegir uno que será el que dé el nombre a la clase durante todo ese curso. El año pasado, la clase de mi hija era la de “El millor petó” en referencia al cuento El teu peto es el millor (Besos como estos) de Mary Murphy, una delicia para los más pequeños y una excusa perfecta para besuquearse. Y este año le tocó a El Petit Pigmeu -no recuerdo cuáles eran los otros dos a elegir pero sí recuerdo que eran un poco insulsos.

Bueno, para empezar voy a ir a lo objetivo. Las ilustraciones son muy coloridas, aparentemente sencillas y muy divertidas y captan en seguida la atención de los más pequeños; además, desprenden un aroma a África que me parece maravilloso, prácticamente en todas sus páginas aparecen Baobabs de colores y es un detalle que a mí, personalmente, me encanta.

El ejemplar que tenemos en casa, y que también nos regaló (de su propia biblioteca) la amantísima  madrina de la criatura (cómo conoce mi punto débil :P), es de cartón flexible (tanto las tapas como las páginas) y tiene forma rectangular, lo que contribuye a darle al cuento un toque diferente al resto y acompaña a las ilustraciones ya que cada una de ellas ocupa las dos hojas. No he tenido otras ediciones en la mano por lo que desconozco si este cuento se hace en otros formatos.

A su favor debo decir que a mi hija le entusiasma este cuento –cosa lógica por otra parte porque lo trabajan mucho en clase e incluso tiene una camiseta con un Bumba estampado: movidas del AMPA que ya os contaré en otra ocasión-, que el libro es una base perfecta para introducir y trabajar los distintos animales -ésos que van mucho más allá de las vacas y los pollitos- y otras culturas y paisajes, y que se presta a “manipular” el texto a tu antojo porque lo importante son las ilustraciones (de hecho, podría venderse tranquilamente sin texto y no influiría en nada). Me encanta el mensaje final de que más vale maña que fuerza y que no importa lo grande o pequeño que seas o lo que digan los demás porque si quieres algo y trabajas para ello puedes conseguirlo (me parece muy importante este concepto porque, siendo niña, serán muchas las veces que le dirán que no puede hacer algo que ella quiere hacer).

Si debo ponerle un pero, y éste es un pero muy personal, diría que no me gusta ni un poquito que los niños desde tan pequeños vean como algo normal o correcto esto de la caza. No sé, se podrían haber ahorrado las flechas y las hachas y proponer la historia más como un juego, más como un pilla pilla. Soy consciente de que Bumba vive en un entorno salvaje y rodeado de peligros y eso hace necesario y vital (para no morir y para comer) el ejercicio de la caza en su tribu, por lo que por una parte es una dosis de realismo que se agradece en un cuento infantil; pero también soy consciente de que el público al que se dirige este cuento vive en una sociedad más o menos industrializada y alejada de los peligros de la sabana que hace que la caza sea del todo innecesaria y que además es considerada como un (macabro) deporte que, y digo de nuevo que es una opinión personal, me parece de lo más censurable.

En conclusión, este es un cuento que ocupa un lugar privilegiado en el rincón de lectura de mi pequeña ratita de biblioteca y que, si bien no es su favorito, sí puedo aseguraros que no lo perdona ni un solo día.

¡Que lo disfrutéis!

     

comentarios-blog

You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.