Browsing Category

Soy Madre

Sí, Soy Madre. No me he exprimido mucho los sesos para bautizar esta sección, ¿verdad? Pues no lo he hecho por una simple razón, y es que ahora: Soy Madre.

Así, con mayúsculas, a tiempo completo. El terremoto de la maternidad ha supuesto para mí no disponer de mi tiempo, de mi cerebro, de mi cuerpo, de mi sueño ni siquiera de mi oxígeno desde que nació mi pequeña -no es una queja, es una descripción. Desde ese maravilloso e indescriptible momento en que pasó de mi vientre a mis brazos a mi pecho, todo mi mundo gira a su alrededor y todo aquello que no tiene que ver directamente con ella se hace en un “corre-corre” y “cómo quede, quedará” frenéticos.

Y ahí viene lo más hermoso de haberme convertido en Madre, haber descubierto que no soy una única persona; ahora sé que soy muchas personas. Soy escritora, soy trabajadora a sueldo, soy pareja enamorada, Soy Madre y, por encima de todo, he conectado con lo más profundo y primitivo de mi identidad: soy mujer, muy mujer.

Todos sentimos miedo de vez en cuando. Hay miedos momentáneos, miedos que nos acompañan durante un período de tiempo determinado y miedos que nunca terminan. Éste no es un blog teórico. En él no ofrezco teorías, ni mucho menos directrices. Raramente encontraréis aquí un “Cómo se hace” o decálogos del buen Nada. Éste es mi espacio…

Ya está aquí 2016. Y, sea porque me siento más cómoda durante los últimos meses del año que durante los primeros, sea porque mi inspiración parece seguir de vacaciones (quizá se quedó en Ipanema o colgada del Monumento a la Bandera en Rosario), sea porque no acabo de dejar atrás la vorágine de regalos y…

A medida que mi hija crece, mis preocupaciones se van renovando y van cambiando. Cada vez se hacen más complejas. Nada más nacer, mi mayor preocupación era proporcionarle todo el contacto y todos los cuidados que ella necesitaba y que, pese a quien pese, dependían en mayor parte de mí. Establecer la lactancia fue una…

Treinta y dos otoños como treinta y dos soles. Quizá por eso me gusta tanto esta estación, su temperatura, sus colores; al fin y al cabo, es lo primero que vi y sentí cuando abrí los ojos a este mundo por primera vez: el otoño (bueno, en realidad, lo primero que debí ver era material…